La mascarilla del rey

La mascarilla se ha normalizado incluso en aquellos países que se resistían hasta hoy. Sin embargo, la rebelión de costumbres nunca estuvo tan a la orden del día : proliferan reuniones salivares, botellones o, sencillamente paseos olvidadizos de la prenda imprescindible. Suben el volumen los detractores, y en un momento en que los contagios se extienden como la marea, un escepticismo ante los medios individuales para contener al bicho prima en forma de carpe diem veraniego. Se está perdiendo la fe y la paciencia, porque la eficacia final del preservativo del 2020 muchas veces depende del prójimo. Por ello, está punto de anunciarse oficialmente que en estos tiempos inciertos la mascarilla que ofrece el más alto nivel de protección es la del rey. Efectivamente, las primeras pruebas se han llevado a cabo con éxito en la persona del Emérito. Continuar leyendo «La mascarilla del rey»

Trepatriotas

Los trepas traen insignia para evitar etiquetados y anticiparse a la opinión pública. Con el uniforme puesto, pueden declararse simplemente patriotas, y darse un garbeo ideológico por la banda. El trepatriota es ágil y versátil, especialista en gramática parda, y en marketing basado en estadísticas. Continuar leyendo «Trepatriotas»

Gatsby en desescalada

Al inicio del confinamiento, algunas plataformas ofrecían difusiones en abierto, las revistas proponían listas de películas y series para el incipiente encierro. Pero no parecen proliferar en los últimos tiempos los consejos cinematográficos para la desescalada. Sin embargo, nada más vertiginoso y desestabilizante que una apertura de compuertas ante lo incierto, nada tan arriesgado como ser dueño de sí mismo y de sus deseos. Algo como Gatsby y el mundo que le rodea. Continuar leyendo «Gatsby en desescalada»

Bulo Boom

Con la supremacía de las redes sociales y los servicios de mensajería como medio de expresión y de información en época de coronavirus, «bulo» es una de las palabras más pronunciadas de la primavera por su presencia, solapadamente continua, en nuestras vidas. «La mentira es algo que se esconde para no tener que existir», cantaba Santiago Auserón en otro siglo. Continuar leyendo «Bulo Boom»

La democracia es un ring

La crítica, la rivalidad, la tensión. Todo eso lo conocíamos. También el patriotismo unificador en momentos dramáticos, pero esto ya no existe. Todo cambia. Ya hemos visto lo que el virus ha influido en nuestras vidas, y hemos leído en prensa variada lo que ha supuesto en nuestros hábitos diarios e incluso lo que ha podido modificar para siempre en nuestra visión de la existencia. Pero se ha insistido poco en el hecho de que, por libre, la democracia se ha convertido en un ring rodeado de griterío y billetes volando, improperios acompañados de gestos pomposos, acusaciones y oráculos. La política se vive como ofensa : el gobierno es una ofensa permanente para el que golpea. La agresión forma parte del paisaje y el objetivo es el KO técnico. Continuar leyendo «La democracia es un ring»

El virus tiene nombre de mujer

A falta de pin, buenas son tortas. El fracaso del pin parental no fue estruendoso, como era de suponer por la cobertura mediática de sus inicios. Su caída y muerte no interesó, la cuestión se fue apagando como una vela, absorbida por el contexto, como esa música que va perdiendo volumen mientras se pincha un nuevo tema mezclado con el anterior y que cambia ligeramente el ritmo sin romper el ambiente. Ese nuevo tema es el coronavirus. Continuar leyendo «El virus tiene nombre de mujer»

Una teoría del caos informativo

Para caos, el coronavirus.

Entre las teorías de las conspiraciones, los manejos de laboratorio, pasando por los hábitos evidentes o estrafalarios que permitirán no contagiarse, ya hemos oído de todo en todas partes. Después de la cobertura non-stop de los medios, la venta desmedida de mascarillas, los chistes, y los perfiles conmemorativos en las redes sociales, ya todo el mundo tiene una idea y un grado de locura al respecto. Continuar leyendo «Una teoría del caos informativo»

El pin campeador

El útimo partido en irrumpir como Atila en el congreso tiene una apetencia desmedida por los símbolos históricos (banderas, pistolas, reconquistas) y los titulares épicos. Parece que todo penda de un hilo y todo dependa de un temblor. Y para resucitar viejas glorias de difícil manejo democrático e imposibles beneficios colectivos es también necesario resucitar al monstruo ruso que recreaban sus antepasados, hablar de comunismo y de sectas acompañándolo de cortinas de humo.

La última gesta orientada a la evangelización anti-impía es una cruzada educativa que concierne a un pin campeador llamado «parental» y que pretende salvar España por enésima vez. Continuar leyendo «El pin campeador»

La verbena de la gaviota y los creciditos

 

Yo no sabía si estaba presenciando La verbena de la Paloma, viendo un partido de fútbol desde la zona de los ultras, o me encontraba ante una de esas españoladas de los 60 donde la escena culminante se cerraba declamando máximas marciales de una ingenuidad que hasta hace poco harían sonrojarse a cualquiera. Pero al ver a aquel corifeo despechado, en su lance castizo-macarrilla, creí que alguno iba a arrancarse cantando : « Y si a mí no me diera la gana de que fueras del brazo con él ». Sólo que, una vez más, la realidad supera a la ficción por exceso. Continuar leyendo «La verbena de la gaviota y los creciditos»